Tag Archive: romance


A lo largo de la historia de la poesía, combinaciones de determinadas características formales (concernientes a la rima, a la métrica, a la acentuación, etc.) se han establecido conformando estructuras que se extendieron y popularizaron al punto de llegar a constituirse en modelos prefijados. Esto quiere decir que para ciertas composiciones poéticas definidas por un nombre específico (como el soneto, el romance, etc.) se sabe de antemano qué combinaciones de rima utilizará, entre qué versos lo hará, cuántas estrofas tendrá, cuántos versos poseerá cada una, etc.

El soneto es, quizá, la forma asociada por excelencia a la “alta cultura”. Fue importado desde Italia, y su adaptación al castellano fue llevada a cabo por poetas como el marqués de Santillana (1398-1458), Juan Boscán y Garcilaso de la Vega, entre otros. En español el soneto consta de cuatro estrofas (dos cuartetos seguidos de dos tercetos), con rimas consonates de tipo ABBA en las dos primeras y CDE:CDE, CDE:DCE o CDC:DCD en las últimas dos. Cada estrofa posee versos endecasílabos. En éste tipo de verso debe estar acentuada o bien la sexta sílaba, o bien la cuarta y la octava.

Ejemplo de soneto:

SONETO CXLV (Sor Juana Inés de la Cruz)

Éste que ves, engaño colorido, A
que, del arte ostentando los primores, B
con falsos silogismos de colores B
es cauteloso engaño del sentido; A

éste, en quien la lisonja ha pretendido A
excusar de los años los horrores, B
y venciendo del tiempo los rigores B
triunfar de la vejez y del olvido, A

es un vano artificio del cuidado, C
es una flor al viento delicada, D
es un resguardo inútil para el hado: C

es una necia diligencia errada, D
es un afán caduco y, bien mirado, C
es cadáver, es polvo, es sombra, es nada. D

El romance, por otra parte, es una composición que se encuentra asociada a la tradición literaria española, y se halla característicamente relacionado con la oralidad. Se popularizó en el siglo XV. Consta de una serie indefinida de versos, con rimas asonantes en los versos pares y versos sueltos (sin rima) en los impares. Los romances son generalmente poemas narrativos de una gran variedad temática.

Ejemplo de romance:

Fragmento de LA JURA DE SANTA GADEA (Anónimo)

En Santa Gadea de Burgos
do juran los hijosdalgo,
allí toma juramento
el Cid al rey castellano,
sobre un cerrojo de hierro
y una ballesta de palo.
Las juras eran tan recias
que al buen rey ponen espanto.
(Texto completo aquí).

En las primeras décadas del siglo XX, tuvo lugar en todas las artes una serie de movimientos denominados “Vanguardias del siglo XX”. Se suele considerar el arte de comienzos del siglo XX como una ruptura con respecto a lo anterior. Las causas de esta nueva búsqueda estética se atribuyen típicamente a fenómenos como el adelanto de la técnica, la Revolución Industrial y el progreso, que influyeron fuertemente en la mentalidad del hombre del siglo pasado; las guerras mundiales; las reveladoras teorías filosóficas y científicas; el surgimiento del psicoanálisis; el afán de enfrentamiento al mundo de ideas proveniente del pensamiento burgués, entre otras.

Lo cierto es que hubo una gran necesidad de cambio que dio como resultado corrientes diversas e incluso contradictorias.

En poesía, se experimentó con la forma: se jugó con la ruptura del código, con la desgramaticalización del lenguaje e, incluso, con la disposición de los versos en el papel. Así, se escribieron poemas con términos inventados, que se empleaban sólo por su sonoridad, se deformaban ortográficamente palabas gramaticalmente aceptadas, se incluían onomatopeyas jamás vistas antes en poemas, se delineaban figuras alusivas al tema del poema con los versos, etc. Éste último tipo de experimento se denomina caligrama, y se le suele atribuir a Guillaume Apollinaire, aunque el poeta chileno Vicente Huidobro ya había incluido uno en su libro Canciones en la Noche, de 1913.

Ejemplos de caligramas de Vicente Huidobro:

Ejemplos de caligramas de Apollinaire:

Ejemplo de romance

LA JURA DE SANTA GADEA (Anónimo)

En Santa Gadea de Burgos
do juran los hijosdalgo,
allí toma juramento
el Cid al rey castellano,
sobre un cerrojo de hierro
y una ballesta de palo.
Las juras eran tan recias
que al buen rey ponen espanto.

—Villanos te maten, rey,
villanos, que no hidalgos;
abarcas traigan calzadas,
que no zapatos con lazo;
traigan capas aguaderas,
no capuces ni tabardos;
con camisones de estopa,
no de holanda ni labrados;
cabalguen en sendas burras,
que no en mulas ni en caballos,
las riendas traigan de cuerda,
no de cueros fogueados;
mátente por las aradas,
no en camino ni en poblado;
con cuchillos cachicuernos,
no con puñales dorados;
sáquente el corazón vivo,
por el derecho costado,
si no dices la verdad
de lo que te es preguntado:
si tú fuiste o consentiste
en la muerte de tu hermano.

Las juras eran tan fuertes
que el rey no las ha otorgado.
Allí habló un caballero
de los suyos más privado:
—Haced la jura, buen rey,
no tengáis de eso cuidado,
que nunca fue rey traidor,
ni Papa descomulgado.
Jura entonces el buen rey
que en tal nunca se ha hallado.
Después habla contra el Cid
malamente y enojado:
—Mucho me aprietas, Rodrigo,
Cid, muy mal me has conjurado,
mas si hoy me tomas la jura,
después besarás mi mano.
—Aqueso será, buen rey,
como fuer galardonado,
porque allá en cualquier tierra
dan sueldo a los hijosdalgo.
—¡Vete de mis tierras, Cid,
mal caballero probado,
y no me entres más en ellas,
desde este día en un año!
—Que me place —dijo el Cid—.
que me place de buen grado,
por ser la primera cosa
que mandas en tu reinado.
Tú me destierras por uno
yo me destierro por cuatro.

Ya se partía el buen Cid
sin al rey besar la mano;
ya se parte de sus tierras,
de Vivar y sus palacios:
las puertas deja cerradas,
los alamudes echados,
las cadenas deja llenas
de podencos y de galgos;
sólo lleva sus halcones,
los pollos y los mudados.
Con el iban los trescientos
caballeros hijosdalgo;
los unos iban a mula
y los otros a caballo;
todos llevan lanza en puño,
con el hierro acicalado,
y llevan sendas adargas
con borlas de colorado.
Por una ribera arriba
al Cid van acompañando;
acompañándolo iban
mientras él iba cazando.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.